laSexta ha podido hablar con el hombre negro que fue salvajemente agredido por parte de dos vigilantes de seguridad en el intercambiador de Avenida de América de Madrid. Cuenta que él entró al baño y segundos después se cruzó con dos agentes de seguridad, con los que habló.

De un momento a otro, uno de ellos le golpea, comienza a zarandearle y a darle fuertes puñetazos que acaban por dejarle inconsciente. "Pegándome, pegándome, pegándome", recuerda ahora a la víctima, que muestra a laSexta las heridas provocadas por la agresión: "Mírame la cara. Tengo cicatrices".

Salvaje paliza de dos vigilantes a un hombre negro en una estación de Madrid

La empresa para la que trabajan los empleados acusados de la brutal agresión asegura que los protagonistas sacaron al hombre de allí porque el intercambiador ya estaba cerrado, pero que la actuación fue tan desmedida que ya han despedido al vigilante que golpeó al hombre negro, una decisión de la que se alegra la víctima.

"Tengo mucho miedo porque me pegaron mucho", reconoce ante nuestras cámaras, y afirma que teme volver a pasar por aquella zona por lo que pueda conllevar.