Conmoción en toda Canarias por el peor de los desenlaces posibles en el caso de las pequeñas Olivia y Anna, desaparecidas en Tenerife hace más de 40 días.

El presidente de Canarias Ángel Víctor Torres, visiblemente afectado, ha señalado que el "asesinato de Olivia constituye un duro golpe a nuestros valores como sociedad canaria". Algo que es una "muestra más de la violencia vicaria, en la que se utiliza a menores para causar en la mujer un daño mayor" que si se lo hicieran a ella misma. "Un daño planificado que cae sobre Beatriz y que toda Canarias hacemos nuestro", ha añadido. También ha querido insistir en que "ningún maltratador es un buen padre".

Recordando que son ya "97 vidas de mujeres y 7 menores las que el machismo nos ha arrebatado desde 2003", el presidente canario ha explicado que han decido no poner el contador a cero cada año y seguir nombrando a las mujeres y menores para que no caigan en la invisibilización y el olvido.

Una lacra para la que ha insistido en la importancia de aplicar políticas públicas coordinadas con los agentes sociales que ayuden a superar este drama. "Aún nos queda mucho camino or recorrer", ha admitido. En un acto junto al resto de miembros de Ejecutivo canario, Torres ha incidido en el "rechazo rotunda de toda la violencia machista en todas su manifestaciones" y su compromiso con la igualdad.

Desde el gobierno central la vicepresidenta Carmen Calvo también se ha mostrado contundente. "La sociedad entera se tiene que levantar. Esto no es asumible, afecta a más del 50% de la sociedad", ha denunciado.

Una sociedad que ya ha comenzado a movilizarse. El colectivo feminista anuncia movilizaciones de urgencia en distintos puntos. Llaman a concentrarse a las 22:00 horas frente a los ayuntamientos de pueblos y ciudades de toda España bajo lemas como 'Ni una menos' o 'Si nos tocan a una, nos tocan a todas' con el fin de mostrar su fuerza y reclamar el fin de la oleada de feminicidios: "No queremos seguir contando asesinadas, volvemos a las calles".