Tania llegó al hospital cubierta de ampollas llenas de pus después de dos meses 'curándose' con magia negra. Los médicos tuvieron que tratarla durante 15 días. "Debido a la falta de tratamiento, la pobreza, los tabúes sociales dentro de la comunidad tribal y la negligencia de los padres, la condición de la niña empeoró en los últimos dos meses", comentó el doctor Rajesh Dhruv según 'The Mirror'.

La niña apenas podía ver debido a la grave infección. "Con recursos limitados a nuestra disposición, traté a la niña y dentro de los días del tratamiento mostró una mejora notable, por suerte, su rostro ha vuelto a la normalidad".