Los surfistas cántabros se han enfrentado este viernes festivo, Día de la Inmaculada, a la lluvia y el mal tiempo para reconocer con una ofrenda floral en la Segunda Playa del Sardinero y un acto de homenaje el "coraje" del héroe Ignacio Echevarría, fallecido el pasado junio en atentado terrorista en Londres al intentar ayudar a una mujer que estaba siendo agredida por un yihadista.

"Ignacio estaría asombrado de este homenaje", ha afirmado un emocionado Joaquín Echevarría, padre de Ignacio, que ha asistido junto a su mujer y madre del fallecido, Ana Miralles, a la ofrenda floral y al acto posterior que se ha celebrado en el Hotel Chiqui tras la ofrenda floral en el mar. En el acto en el agua ha participado en torno a una treintena de surfistas, que, ataviados con sus tablas y sus trajes de neopreno, se han adentrado en el mar portando flores en sus bocas para, cogidos de la mano y en círculo, llevar a cabo la ofrenda floral.

Este reconocimiento de los surfistas cántabros y de los organizadores de la prueba de La Vaca Gigante, que bautizarán el premio del evento con el nombre de Ignacio Echevarría, al "valor y coraje" de este joven se ha convertido también en un homenaje de todo Santander y Cantabria y ha contado con representantes del Ayuntamiento y del Gobierno regional, concretamente del concejal de Deportes, Juan Domínguez, y del presidente autonómico, Miguel Angel Revilla.

 

"Siempre tendremos a Ignacio en el recuerdo en Cantabria", ha dicho el presidente regional, que ha señalado que a Ignacio "las coyunturas de la vida le hicieron ser un héroe, probablemente sin pretenderlo". "Como era solidario le tocó actuar y esa fatalidad le ha convertido en un héroe", ha dicho Revilla, en relación a su intento de ayudar a una mujer en el atentado de Londres, lo que le costó la vida.

Revilla ha entregado a los padres de Echevarría el libro 'Año Jubilar Lebaniego'. También ha entregado a los padres el trofeo de una albarca, que es el que se entregará al ganador de la prueba de surf de la Vaca Gigante, que se celebrará ya a partir de enero.

En este sentido, Pedro García, del club deportivo ObssesionaA2 y organizador de la Vaca Gigante, ha entregado una placa a la familia de recuerdo de este homenaje. Por su parte, el concejal de Deportes de Santander ha considerado a Echevarría un "ejemplo" y ha dado la "enhorabuena" a sus padres por los "valores" que le han trasmitido.

Domínguez ha resaltado el "espíritu deportivo y de vida" de Echevarría y su "valor", características que, según ha señalado, no solo demostró durante su actuación en el atentado de Londres sino durante toda su vida. Ignacio Echevarría tenía 39 años, estaba soltero y trabajaba en Londres, aunque su familia vivía en Madrid. El padre de Ignacio Echevarría ha agradecido el homenaje y ha asegurado que su hijo se sentiría "asombrado" y tan "emocionado" como él.