Son muchos los madrileños que se trasladan a pueblos colindantes para adquirir su vivienda a precios más asequibles. Convertirse en propietario de un chalet por 110.00 euros a 40 kilómetros de la capital puede parecer una auténtica ganga, un “puede” al que se reservan muchos matices.

El portal Idealista nos trae, una vez más, una oferta que no deja indiferente a nadie por la discordancia entre lo que ven y leen nuestros ojos. La vivienda ubicada en Collado Villalba, uno de los pueblos dormitorios más populares de Madrid, se convierte en el antónimo de lo que cualquier persona podría imaginar al leer el término “chalet”.

Por todos es conocido que la venta de viviendas queda adscrita a la ambigüedad del lenguaje. Esta circunstancia persigue aumentar su atractivo de cara a los nuevos compradores. Emplear eufemismos o dilatar la interpretación de términos son algunas de las prácticas más habituales entre los portales inmobiliarios, pero en esta ocasión nada evita que nos quedemos atónitos con la oferta.

Lejos de aportar imágenes que acrediten la fiabilidad del anuncio, todo cuanto se adjunta son fotografías del exterior, una correspondiente a la fachada y hasta un total de seis instantáneas de la calle. Por tanto, desconocemos la distribución de sus 66 metros cuadrados, ni rastro de las tres habitaciones, el jardín, la terraza, el trastero ni del garaje, tal y como reza la descripción.

Este “chalet pareado” manifiesta estar exento de certificado energético y asume no disponer de calefacción, no obstante en la descripción encontramos algunas afirmaciones de lo más llamativas. La vivienda dice ser “apta para su uso por personas con movilidad reducida”, algo que resulta inviable al contemplar su fachada. Del mismo modo, resulta complejo imaginar el buen estado de sus armarios empotrados sin aportar imagen alguna de los mismos.

La inmobiliaria que gestiona su venta defiende que se trata de “una inversión garantizada”, algo difícilmente creíble por los usuarios que han comentado el anuncio en redes. Twitter se ha pronunciado con reacciones que critican la falta de honestidad en la venta de inmuebles, desde los más indignados con “¿Cómo se puede tener tanta caradura?” a los que poseen mayor ingenio: “Lo de 'Garaje incluido' será aparcar en el trozo de calle que hay delante del 'chalet'”. Si algo ha logrado Idealista, una vez más, ha sido no pasar inadvertido.