Al menos 29 personas han muerto y más de 40 han resultado heridas tras un tiroteo en un centro comercial de la ciudad de Nakhon Ratchasima, en el este de Tailandia, según ha informado la Policía.

Un sargento del Ejército tailandés identificado como Jakrapanth Thomma, publicó en su perfil de Facebook fotografías y comentarios sobre el asalto. El militar habría robado armas y municiones de la base militar de Surathampithak, donde estaba destinado, así como un vehículo para desplazarse al centro de la ciudad, donde abrió fuego con un rifle de asalto contra un militar superior y una civil.

El oficial asesinado ha sido identificado como el coronel Anantharot Krasae, con quien el sargento protagonizó una disputa previa. La civil fallecida parece ser un mujer de 63 años, familiar del coronel, posiblemente su suegra.

Posteriormente huyó a un templo budista donde mató o hirió a varios creyentes y después se desplazó hasta el centro comercial, donde abrió fuego indiscriminadamente en el aparcamiento y después se atrincheró dentro de la zona comercial de Nakhon Rachtasima.

Una vez llegado al centro comercial, "el individuo ha usado una ametralladora y ha disparado a víctimas inocentes. Hay muchos muertos y heridos", explicó el portavoz policial Krissana Pattanacharoen.

Las cámaras de seguridad captaron al individuo saliendo de su vehículo en torno a las 18.00 horas (las 10.00 en España), momento en el que comenzó a abrir fuego inmediatamente contra la gente y contra una bombona de gas, lo que desencadenó una fuerte explosión y un incendio.

Tras horas de tensión, efectivos de las fuerzas de seguridad pudieron acercarse al lugar donde estaba el sospechoso y le instaron a entregarse, pero éste respondió con gritos y disparos.

La operación, sin embargo, permitió evacuar a cientos de personas que estaban atrapadas en el centro comercial. Pattanacharoen pidió al público que se alejase de las áreas de concentración, permaneciera en el interior y obedeciese las instrucciones de los oficiales de seguridad.

Facebook, mientras tanto, eliminó las fotos y vídeos colgados por Jakkrapanth durante el ataque. "Ahora estoy cansado", aseguró el sargento a la cámara en uno de los vídeos, vestido con casco y uniforme militar, "ya no puedo mover mi dedo".

Tras varias horas atrincherado en el centro comercial Terminal 21, repleto de gente un sábado por la tarde, las fuerzas de seguridad consiguieron entrar en el edificio y liberar a cientos de personas mientras el atacante permanecía recluido allí. Finalmente, el soldado tailandés fue abatido por la Policía.