Shamaila, una mujer de 38 años, ha conocido a su hijo después de permanecer tres semanas en la UCI del Hospital del Mar, en Barcelona. Y lo ha hecho con la mejor de las vistas, durante uno de los paseos curativos que el equipo de las UCI del centro hospitalario hacen en el Paseo Marítimo.

Shamaila dio a luz a principios de enero, el día de Reyes, cuando llevaba 48 horas hospitalizada con COVID-19. Ante el empeoramiento de su estado, el equipo del centro hospitalario decidió practicar una cesárea para liberar presión al cuerpo de la madre.

Según informa 'La Vanguardia', el reencuentro se ha producido pocos días después de que la mujer despertara tras ser desintubada, el domingo. El reencuentro se produjo frente al mar y entre aplausos de algunos testigos: “Hacemos estos paseos desde hace dos años, pero ahora aplauden al paciente. Creo que verlos nos hace mucho más conscientes de lo que se está sufriendo con el COVID-19 puertas adentro, una enfermedad ante la que todos somos más vulnerables”, explica al rotativo la intensivista Judith Marín, coordinadora del plan de humanización.

 

Hassan es el quinto hijo de Shamaila y Anvil, que llevan 9 y 20 años, respectivamente en España. Proceden de Bangladesh y regentan una tienda en Barcelona. Aquí viven con dos hijas pequeñas y, a partir de ahora, el recién nacido. Sus dos hijos mayores residen en Reino Unido.

Pero eso será hasta la vuelta de Shamaila a casa. De momento, permanecerá en una de las cuatro plantas que destina el hospital a los pacientes COVID. Quizá en una semana pueda estar de nuevo en su hogar.