Los seis policías nacionales que entraron en una vivienda el 21 de marzo sin orden judicial durante una fiesta serán juzgados en la Audiencia Provincial ante un jurado popular.

Así se recoge en un acto del juzgado de Instrucción número 28 de Madrid en el que se cita a las partes el 8 de octubre para que expongan sus alegaciones. Y es que, aprecian indicios "sólidos" de que se produjo un allanamiento de morada, al no contar con "el consentimiento de los moradores" ni con "autorización judicial".

Los hechos tuvieron lugar hacia las 00:50 horas del 21 de marzo en la calle Lagasca de la capital. Varios jóvenes celebraban una fiesta en pleno estado de alarma y con el toque de queda vigente, cuando la Policía Nacional se personó en la vivienda tras forzar la puerta con un ariete. Allí, procedieron a la identificación y detención de algunos presentes.

Tal y como se recoge en el escrito judicial, los agentes no contaban con una orden judicial y los jóvenes no les permitieron el acceso. Si bien, los seis policías, bajo la orden de un inspector, consideraron que existía un delito flagrante y entraron a la fuerza.

Uno de los inquilinos grabó toda la escena, como así se puede apreciar en el vídeo que acompaña a estas líneas, y las imágenes se hicieron virales. Tal fue la repercusión que el propio ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, mostró su apoyo al operativo, alegando que los jóvenes alquilaron el piso para hacer una fiesta ilegal durante la pandemia de coronavirus.

Si bien, ahora la Justicia considera que "hay sólidos indicios de la concurrencia del delito de allanamiento de morada". El caso se trasladará a la Audiencia Provincial de Madrid, donde nueve personas emitirán un veredicto tras la vista oral.