Mas de 50.000 personas colapsaron Cartagena con un grito de socorro. Ciudadanos de todas las edades, vestidos de luto o disfrazados de especies que están muriendo han dicho 'basta', porque la mayoría de ellos han observado cómo lo que era un paraíso en 1974, se transformaba primero en una laguna verde y finalmente en un enorme cementerio de peces.

Durante décadas, la agricultura intensiva ha crecido sin ningún tipo de control. Ahora mismo la confederación hidrografica del Segura calcula que hay alrededor de 9.500 hectáreas de regadío ilegal; muchos de los cultivos están en plena orilla del mar menor, y todos ellos deberían clausurarse o transformarse cuanto antes.

Lo mismo ocurre con los pozos y desalobradoras ilegales. En la última operación de la Guardia Civil se clausuraron 38 plantas y 35 pozos.

La Rambla del Albujón es una zona clave en cuanto a vertidos se refiere. Según el gobierno regional, allí se vierten cada día 150 litros por segundo de agua dulce cargada de nitratos. Se está reparando ya una tubería, pero eso solo es un parche a la espera de una obra mayor, que necesitará de tiempo y presupuesto.

Además, el urbanismo desaforado también está en la raíz del problema. Para evitar más vertidos se debe cambiar casi por completo la red de alcantarillado.