La plataforma online de peticiones 'Change.org' suma más de 100.000 firmas para que la Consellería de Medio Ambiente dé los pasos encaminados a activar un operativo que permita "un rescate seguro" del delfín 'Manoliño', herido con un arpón en las costas gallegas.

La promotora de la que campaña es la fotógrafa y activista por la liberación de los cetáceos Yasmín Rodríguez, que ha explicado que "Manoliño es un delfín muy conocido y querido" y, "si no se hace algo rápido, su herida se puede infectar y puede morir".

Según ha señalado la plataforma en un comunicado, "varios marineros aseguran haber visto al delfín sin el arpón clavado". Al parecer, ha conseguido arrancárselo él mismo y los biólogos que lo han visto han indicado que no parece que esté grave.

Sin embargo, todavía queda un problema, y es que no saben si se le ha podido quedar parte del arpón dentro ni si se ha infectado la herida de unos 15 centímetros que tiene. Por este motivo, Rodríguez ha detallado que está a la espera de que se confirme "cómo está la herida que presenta, qué es lo que ha pasado y si la otra parte metálica del arpón está dentro".

En esta línea, la activista ha alertado que el delfín "está sufriendo dolores, aunque sus órganos vitales no están dañados por ahora". Además, ha advertido que "cada día que pasa su situación puede empeorar".

Asimismo, Rodríguez ha subrayado que "hay otras organizaciones locales e internacionales que están siguiendo el caso y han ofrecido su ayuda" y ha recalcado que es necesario que la Consellería pida el rescate porque "se escapa de su zona de responsabilidad".

Lo cierto es que, pese a no tener ya el arpón, hay que seguir intentando acercarse a él para curarlo, pero Manoliño sigue sin confiar en los humanos. Por tanto, han decidido esperar a que vuelva a perdernos el miedo para poder examinar su herida.

Un delfín protegido por ley

El delfín Manoliño es un cetáceo muy querido en Galicia, y es que siempre se ha relacionado muy bien con los humanos debido a que su manada le repudió. Por este motivo, los ciudadanos no han dudado en movilizarse al ver que su vida corre peligro.

Se trata de un delfín mular, protegido por ley. Está prohibido matarlos o dañarlos, así como molestarles. Sin embargo, hace más de dos semanas fue atacado y la Consellería, de momento, no ha pedido más ayuda que la de la Coordinadora para el Estudio de los Mamíferos Marinos, que asegura no tener medios.

La CEMMA ya ha intentado capturarlo para poder quitarle el arpón y curarle, una operación que no pudieron realizar con éxito. Ahora, reconocen que necesitan más medios para poder hacerlo, y es que aunque parece que ha conseguido quitárselo solo, todavía podría tener restos en su interior y la herida podría infectarse.