Una cría de oso ha sido sacrificada en el parque Scoggins Valley de Orgeón, Estados Unidos, por haber desarrollado una conducta "demasiado cariñosa y amigable" con los humanos, según recoge la 'CBS'. Los trabajadores del centro aseguran que el osezno, de unos dos años, se había acostumbrado a estar en contacto con ellos y a que le dieran de comer maíz o semillas.

El ejemplar también había aparecido en varias selfies con algunos visitantes desde hacía varios días, lo que puso en alerta a las autoridades. Pese a que la Policía de Oregón difundió una imagen del animal pidiendo que por favor la gente no se acercase a él para intentar que regresara al bosque, no ha ocurrido así.

 

Una vez que el oso se acostumbró a los humanos, se volvió muy difícil su reubicación, un factor que aumenta la probabilidad de que de mayor desarrolle interacciones peligrosas.

"Fue muy claro que el animal estaba demasiado habituado. Con esa información, era un riesgo para la salud y la seguridad humana, y tuvimos que eliminarla", ha explicado el biólogo Kurt licencia, uno de los funcionarios que realizaron la eutanasia al animal.