Madrid se pone en alerta ante la llegada de un nuevo temporal. Una borrasca atlántica que traerá fuertes lluvias y un aumento de las temperaturas provocará un deshielo acelerado que agravará la situación de la capital.

Y es que, una semana después del paso de la borrasca Filomena, muchas calles siguen repletas de basura y de nieve. Esto, sumado al estado que presenta el sistema de alcantarillado -saturado de hielo, ramas y hojas, aumentará el riesgo de inundaciones.

También preocupa el riesgo de desprendimientos debido a las fuertes rachas de viento que se esperan en los próximos días. En los tejados y las cornisas de muchos edificios todavía hay hielo y nieve que podrían complicar la situación.

Pero las inundaciones y los desprendimientos no son los únicos riesgos que se temen. En el foco también están los desbordamientos de los ríos de las cuencas del Tajo y del Duero, debido a la gran cantidad de lluvia que caerá y el deshielo acelerado.

Ante esta situación, el 112 de la Comunidad de Madrid ha instado a todos los ayuntamientos a acelerar las labores de limpieza para minimizar al máximo los efectos del próximo temporal.

En este sentido, Carlos Novillo, director de la Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112 (ASEM-112), ha recordado que la limpieza de las infraestructuras de desagüe "es fundamental para evitar posibles inundaciones en zonas fluviales, bajos de edificios, garajes, y túneles".

El dispositivo de limpieza que prepara Madrid

Tras esta alerta de los servicios de Emergencias, el Ayuntamiento de Madrid ha intensificado las labores de limpieza y han puesto "en marcha un plan con carácter preventivo" ante el temporal que se aproxima.

Francisco de Borja Carabante, delegado del Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad, ha explicado que hay "404 puntos críticos en Madrid, en los que siempre hay embalsamiento". En este sentido, ha indicado que se ha desplegado un equipo de "320 personas para limpiar los sumideros".

Los "puntos más sensibles" de la capital en estos momentos son, según ha indicado Carabante, Chamartín y Moncloa. "El mapa de riesgo se ha hecho analizando los avisos por acumulación de agua en los últimos cinco años", ha asegurado.