Nuevo escándalo en Venecia por el precio de una comida cerca de la plaza de San Marcos. En esta ocasión, los damnificados fueron cuatro estudiantes japoneses que residen en Bolonia y que estaban visitando la ciudad.

El grupo pidió tres filetes, un plato de pescado frito y una botella de agua mineral, pero la desagradable sorpresa les llegó con la factura, ya que ascendía a 1.100 euros. Los estudiantes denunciaron el hecho ante la Policía, que va a estudiar el caso.

No es el primer suceso de este tipo que ocurre en la ciudad, tanto es así que incluso el alcalde quiso dar su opinión en un tuit: "En los próximos días vamos a verificar bien este episodio, enviaremos la copia de la queja: si este episodio vergonzoso se confirma, haremos todo lo posible para castigar a los responsables. ¡Estamos a favor de la justicia, siempre!".

 

El presunto delito de estafa se produjo en la 'osteria da Luca', y basta con hacer una sencilla búsqueda del local en Internet para dar credibilidad a la versión de los denunciantes, ya que las palabras "robo" y "estafa" son las más repetidas.

Además de esta cuenta, un turista inglés de origen asiático, Luke Tang, también denunció una cuenta abusiva en las mismas fechas. A él, le cobraron 350 euros por tres platos de pasta.