Una niña de 11 años se ha caído esta tarde en Madrid a un pozo de 8 metros de profundidad y solo ha sufrido la fractura de una muñeca, aunque ha sido ingresada en el hospital con pronóstico reservado, han informado fuentes de Emergencias Madrid.

La niña estaba jugando con unas amigas y cayó accidentalmente en el pozo, de conducciones eléctricas, al ceder la tapa del pozo, situado en una zona ajardinada de difícil acceso.

Los hechos han ocurrido cuando, al parecer, la niña de 11 años y otras menores se encontraban jugando, han saltado una valla y se han descolgado por unas enredaderas a la zona del pozo, que se encuentra en desnivel con respecto a la acera.

Al saltar sobre la tapa del pozo ésta cedió y la niña cayó a su interior, con una profundidad de 8 metros. Los bomberos del Ayuntamiento de Madrid acudieron de inmediato al lugar y rescataron a la niña.

 

Una vez fuera, fue atendida por los servicios sanitarios y en principio solo se detectó que sufría la fractura de la muñeca izquierda. No obstante, fue trasladada al Hospital del Niño Jesús para la realización de pruebas posteriores, por lo que su pronóstico es reservado.

Los bomberos han cubierto de nuevo el pozo para evitar cualquier accidente, mientras que la policía municipal investiga el suceso.