Las tres averías seguidas en la línea Extremadura-Madrid han llevado a Renfe a pedir publicamente "disculpas por las molestias ocasionadas" a los viajeros. En la red social Twitter han anunciado, además, la apertura de una investigación sobre las causas de lo ocurrido.

Renfe ha pedido disculpas y se ha comprometido a que todos los trenes y no solo "los más sensibles" vayan siempre acompañados de un mecánico para poder abordar las contingencias mecánicas que tengan lugar en el camino.

Así lo ha indicado la compañía en un comunicado, publicado horas después de que el ferrocarril que se averió en la estación de Mérida dejara a los 162 pasajeros en plena madrugada sin poder avanzar en su viaje.

 

Desde Renfe han querido explicar que la avería se produjo "en la misma estación de Mérida", donde el tren se sustituyó por otro de la reserva, con el consiguiente retraso de casi una hora.

Sin embargo, en Navalmoral de la Mata se registró una nueva avería, "lo que hizo que Renfe decidiera enviar un nuevo tren desde Talavera de la Reina al tiempo que establecía un plan alternativo de transporte por carretera", según la propia compañía.

Una vez que llegaron los autobuses, los viajeros cuyo destino era Madrid comenzaron su viaje por carretera mientras que los demás, los que se dirigían a destinos intermedios, esperaban a otro tren para continuar su viaje.