Sin rastro de Manuel Tundidor, el joven estudiante de Enfermería de Tebujerna (Cádiz) que desapareció en la tarde del viernes mientras se bañaba en el río Jatunyacu, de la parroquia Tálag, en la región amazónica de Ecuador.

Unos 50 socorristas han retomado este lunes su búsqueda, con la incorporación de más personas de los grupos especializados de la Policía y, si el clima lo permite, también se usará un helicóptero para sobrevolar el cauce del río. Fue arrastrado por la corriente del río .

Las labores de búsqueda del joven de 30 años se extienden por unos 35 kilómetros en un trabajo minucioso. El agua oscura del río dificulta el trabajo a los buzos. El río Jatunyacu está clasificado con un nivel de riesgo número cuatro, lo que significa que para navegarlo hay que hacerlo con ciertas seguridades. No obstante, hay tramos del río que sí son aptos para bañarse.

 

El español llegó el pasado 31 de marzo a Ecuador con seis amigos para realizar unas prácticas. Uno de los integrantes de ese grupo que llegó a Ecuador, el español Jaime Argudo, indicó a Efe que los siete fueron de excursión a ese paradisíaco escenario, que llegaron a la reserva "sin instrucciones" y algunos de ellos se dejaron tentar por sus mágicas aguas sin conocer realmente los peligros que encierran. "Nadie nos dio instrucciones", confesó Argudo.