La Policía Nacional ha reabierto el caso del 'niño pintor' de Málaga casi 33 años después, según informa 'Diario Sur'. Se trata de la desaparición de David Guerrero Guevara el 6 de abril de 1987 cuando sólo tenía 13 años. Se trata de unos de los casos más misteriosos de España y que nunca se resolvió: quedó archivado en 1996.

Aunque se le dio oficialmente por fallecido por la familia para poder resolver un trámite legal de una herencia, su familia nunca ha desistido y tampoco la Policía, para quienes siempre ha sido un caso pendiente de resolver.

Ahora, los agentes de la Unidad Adscrita analizan el expediente con ayuda del Grupo de Homicidios para poder investigar desde un prisma distinto. Esta noticia llega después de que Jorge Guerrero, hermano mayor del niño, emprendiera junto al periodista Daniel Carretero una revisión del caso.

Fue entonces cuando la familia y la comisaría comenzaron a recibir anónimos que aportaban posibles pistas del caso. Ese informante dio el nombre de una persona que podía estar implicada en el crimen: Gervasio, un hombre vinculado a la peña El Cenachero, lugar donde el niño pintor se tenía que dirigir para recibir clases de pintura aquella tarde.

También se localizó a una testigo que situaba a David Guerrero en la galería La Maison, lugar donde se exhibía un cuadro que pintó al Cristo de la Buena Muerte. Otras dos personas indicaban que fue visto en las escaleras del edificio de la peña El Cenachero.

Tres personas clave ya que la investigación que se hizo entonces situaba el último rastro del 'niño pintor' en la puerta de la casa familiar cuando su madre lo despedía desde la ventana. Él se dirigía a coger un autobús, pero ningún conductor vio al niño.

Jorge Guerrero y el periodista también recabaron otras informaciones que situaban al niño a las 18:45 en la parada de autobús del mercado de Huelin y que situaban al niño de pie dentro del autobús.

La desconcertante pista aparecida en octubre

De hecho, el pasado octubre, cuando la investigación ya había sido abierta, apareció una nueva y desconcertante pista del caso: un dibujo original del niño que formaba parte de la primera investigación y que apareció en casa de una amiga del niño pintor.

Gemma, una antigua compañera de clase de David, encontró en su buzón un dibujo original que él le regaló justo antes de desaparecer. Ella entregó en aquel entonces esa caricatura a la Policía Nacional y jamás volvió a saber nada de ella.

El dibujo que el niño pintor entregó a una amiga | laSexta.com

Ese dibujo, hecho a lápiz, muestra la cara de un señor que la investigación relacionó con un hombre suizo que se hospedaba en un hotel de la ciudad cuando el niño desapareció. Precisamente, en la habitación del sospechoso una camarera de piso encontró una servilleta con el nombre manuscrito de David Guerrero Guevara.

A pesar de que todas las pistas apuntaban a esa persona, la Policía no pudo detenerle a tiempo ya que esto sucedió tres años después de la desaparición y el sospechoso ya había fallecido.

Gema asegura que la caricatura que encontró en su buzón es la original ya que tiene la marca de la chincheta con la que colgó la ilustración en su habitación, además de la fecha manuscrita en el reverso.

Resulta extraña la forma en la que llegó a su domicilio actual puesto que ella no está empadronada en la casa en la que reside. Lo cierto es que la Policía cree que esa caricatura es la original ya que no se encuentra en los documentos del sumario guardados en las dependencias policiales.

A día de hoy, David Guerrero Guevara tendría 45 años y quién sabe si podría estar en Portugal, Holanda o Marruecos. Allí donde años atrás aseguraban haberle visto, demasiado lejos de su Málaga natal.