Unas imágenes grabadas en Arbo, Pontevedra, revelan cómo en cuestión de segundos surgen siete nuevos focos de fuego.

Los vecinos tienen claro que ha sido provocado, como la inmensa mayoría de los incendios que se han registrado esta semana en Galicia. “Hay un instinto pirómano”, explica Núñez Feijóo.

Algunos expertos creen que existe un negocio del fuego que hace que cada verano estos montes acaben en llamas. “Hay incendios en los que trabajan hasta siete medios aéreos, sólo en medios aéreos el incendio cuesta 50.000 euros por hora”, explica Serafín González, investigador del CSIC.

La Guardia Civil está investigando dos artefactos incendiarios, ambos estaban listos para arder y provocar el mayor daño posible.

Los vecinos afectados y los brigadistas creen que la responsable de estos incendios es la Xunta por no invertir más en prevención y en la limpieza de los montes. Las condiciones meteorológicas tampoco ayudan, el fuerte viento, el calor y la sequía de los últimos días se han convertido en el cóctel perfecto para que se produzcan una media de 50 incendios al día.