El presunto agresor de una menor de 17 años en Jerez de la Frontera (Cádiz) a finales del pasado mes de marzo ha ingresado en prisión preventiva tras ser localizado en Córdoba cuando se encontraba en busca y captura al no presentarse a declarar como investigado el pasado 8 de abril.

Según han informado fuentes policiales a Europa Press, el ahora detenido, de 20 años y con una orden de busca y captura en vigor, fue hallado en Córdoba el pasado martes y, por ello, los agentes lo detuvieron y lo llevaron ante la Autoridad Judicial.

Debido a los antecedentes, y ante el riesgo de que vuelva a no presentarse en el juicio abierto por la agresión a una menor en Jerez de la Frontera, el juez ha optado por decretar su ingreso en prisión preventiva, comunicada y sin fianza en Córdoba.

Cabe recordar que, como consecuencia de la agresión, la joven tuvo que ser trasladada al Hospital de Jerez con lesiones y golpes en el rostro, brazos y piernas, además de numerosas mordeduras.

El padre del detenido pidió perdón a sus víctimas en una carta en la que reniega de él: "Tengo mucha vergüenza de llamarlo mi hijo. Yo me he tenido que ir con mi familia de mi casa por miedo".

Se trata de un miedo que Victoria, la madre de la víctima, asegura no se va del cuerpo de su hija: "Lleva 14 días en mi habitación porque duerme conmigo desde entonces. Ella no tiene ganas de vivir", afirmó en una entrevista con esta cadena.

"Él saltó por un patio que tiene tras ducharla con agua fría para que se le notara menos la inflamación. Le dijo que se pintara y ella le dijo que no se pintaba, que no tenía ganitas de pintarse. Ella traía restos de maquillaje porque él la había pintado", denuncia.