El juez de instrucción número 1 de Teruel ha acordado la prisión provisional, comunicada y sin fianza para los hermanos Pedro B. e Isabel B., acusados de matar a su madre en Pozondón, Teruel, y emparedar el cadáver.

En sendos autos, el instructor de la causa acuerda la privación provisional de libertad de ambos como posibles autores de un delito de asesinato y otro de defraudación a la Seguridad Social, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA).

A juicio del juez, según expone en el auto adoptado, existen "indicios más que suficientes" para entender que los dos hermanos son presuntos autores de los hechos que se les imputan.

Tras las declaraciones de ambos en sede judicial, y con los informes forenses preliminares remitidos, el juez concluye que la madre falleció por muerte violenta, en concreto asfixia, al parecer causada por el hijo, aunque por el momento no se pueden conocer con precisión los motivos que pudieron inducirle a ello.

El instructor considera que tras la muerte de la madre, en lugar de dar aviso a las autoridades sobre lo ocurrido, los dos hermanos decidieron ocultar el cuerpo de la madre en un armario de la vivienda, emparedándola y manteniendo oculto el cadáver durante más de dos años, hasta ser interrogados por la Guardia Civil debido a las sospechas generalizadas que existían en el pueblo sobre el paradero de la víctima.

Entiende el instructor que la imputación a Isabel B. por la muerte de su madre "no puede entenderse desconectada de la actuación de su hermano" y que "en este primer estadio procesal" existen indicios racionales de que podría haber participado, de manera activa, en la planificación de la muerte y en los actos posteriores a su fallecimiento para intentar evitar su descubrimiento y ocultar el cuerpo.

En cuanto al delito de defraudación a la Seguridad Social, argumenta el juez que en este momento procesal de la investigación judicial no es posible precisar si existía un deseo de seguir cobrando la pensión de la madre, ni de si éste fue un planteamiento anterior o posterior a su muerte.

Sobre la decisión de decretar prisión provisional, el instructor se basa en que debido a la gravedad de las penas a las que previsiblemente se podrían enfrentar y debido a la "falta de arraigo”, ambos pudieran plantearse "sustraerse a la acción de la justicia, fugándose y desapareciendo del pueblo, Pozondón”.

Los dos hermanos fueron detenidos después de que la Guardia Civil descubriera el cuerpo de la anciana emparedado en un armario.