La jueza ha dictaminado el ingreso en prisión provisional, comunicada e incondicional, a la espera de juicio para el agente y el subinspector de Policía que agredieron salvajemente a un vecino de Linares ante su hija menor de edad.

El auto judicial puede ser recurrido en el plazo de tres días, que sería resuelto por la misma jueza que ha dictado la prisión sin fianza.

La brutal agresión en plena calle, grabada por varios vecinos, ha dejado a la víctima con varias lesiones en la cara, la nariz e ingresado en el Hospital San Agustín de Linares por problemas en una córnea.

 

La terrible escena ha producido disturbios este sábado en esa localidad en protesta por la agresión y se ha saldado con un total de 13 detenidos, dos de ellos menores de edad, y diecinueve policías heridos.

Fuentes de la Policía Nacional preveían "una noche larga" ya que manifestantes y grupos de jóvenes violentos se estaban enfrentando a los antidisturbios y tenían cercada la comisaría de la ciudad con lanzamiento de objetos, a pesar de que la calle se encontraba cortada por vallas y custodiada por los agentes.

Los agentes tenían la orden expresa de no utilizar material antidisturbios si no era imprescindible, pero la situación se complicó: las calles se convirtieron en una auténtica batalla campal con barricadas, contenedores ardiendo y carreras.

Hubo hasta un disparo a quemarropa que dejó a un hombre tendido en el suelo, algo que ya se está investigando, porque hay al menos dos heridos por disparos de perdigones.

Ni siquiera el toque de queda fijado a las 22:00 horas paró a los grupos más violentos, lo que obligó a la Policía a acordonar toda la comisaría.