El juez que ha tomado declaración al detenido por la brutal violación de una menor en Igualada (Barcelona) el pasado 1 de noviembre ha decretado prisión comunicada y sin fianza para el individuo de 21 años tras imputarle los delitos de agresión sexual y asesinato en grado de tentativa.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), el titular del Juzgado número 4 de Igualada ha tomado esta decisión tras la declaración del joven detenido, que solo ha contestado a las preguntas de su letrado. El detenido por la brutal violación a una joven a la salida de una discoteca en Igualada tenía antecedentes por malos tratos y una denuncia por abusar de su hermana menor.

Fue el pasado 1 de noviembre cuando tuvo lugar la terrible agresión sexual a una adolescente de 16 años. La víctima fue agredida tras salir del local, tras lo que fue abandonada semidesnuda e inconsciente en una zona de polígono. Allí fue encontrada por un camionero que llegó a creer que estaba muerta, ya que presentaba un fuerte traumatismo craneoencefálico.

La joven, que ha perdido el 90% de la audición de un oído y sufre secuelas en la vista, tuvo que permanecer más de un mes hospitalizada y someterse hasta a cinco intervenciones quirúrgicas. Además, sufre secuelas psicológicas, algo que la madre de la víctima denuncia en este vídeo que le va a durar para siempre.

Hasta ahora, el sospechoso vivía solo en un piso del centro de Igualada, a pocos metros de donde los vecinos del municipio celebraron concentraciones de repulsa por la salvaje agresión. No tenía muchos amigos en la ciudad y el encuentro con la víctima habría sido fortuito. El detenido solo ha contestado a las palabras de su abogado.

Los pasos en la investigación

La investigación que esta semana ha desembocado en la detención del presunto autor de la salvaje violación a una menor en Igualada empezó por un joven con el que la víctima había quedado la noche de la agresión. Fue el primer sospechoso, colaboró, su testimonio cuadraba y los agentes le descartaron.

En ese momento, los Mossos d'Esquadra abrieron tres nuevas vías paralelas: investigaron a todas las personas que estuvieron en la discoteca con la víctima esa noche; otro equipo estudió el entorno cercano de la agredida, buscando posibles enemigos; y los agentes también pidieron los datos de todos los teléfonos que se conectaron al repetidor de la zona aquel día.

Las dos primeras vías no dieron resultado, pero sí la tercera: los agentes cruzaron los teléfonos con la lista de delincuentes sexuales, en la que aparece el ahora detenido. A partir de ahí, los agentes elaboraron un perfil del sospechoso: hablaron con su madre, que le habría echado de casa por abusar de su hermana y con su exnovia, que le habría denunciado por malos tratos. Así, los Mossos le siguieron durante semanas hasta detenerle finalmente este jueves.

El abogado de la víctima de Igualada relata "y la crueldad" de la agresión

La detención del presunto autor de la violación supuso cierto alivio para la víctima y su familia, tal y como trasladó su abogado, Jorge Albertini, en una entrevista en Mas Vale Tarde. "La víctima puede estar aliviada al saber que esta persona no se va a poder encontrar con ella en la calle", apuntó. Además, el letrado destacó que hubo "ensañamiento, crueldad" y no solo se dieron lesiones, sino que "esa persona quiso matar a la víctima" porque tras la agresión, la dejó tirada en la calle, algo por lo que ahora el indiviudo de 21 años ha sido imputado de asesinato en grado de tentativa. En este vídeo, puedes ver la entrevista a Jorge Albertini en Más Vale Tarde.