El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Pamplona ha decretado el ingreso en prisión comunicada y sin fianza del supuesto autor del robo de un bolso por el procedimiento del "tirón" a una anciana en el barrio de la Chantrea de Pamplona, quien falleció a los dos días.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN), el juez imputa al investigado, O.H.O., de 52 años, un delito de robo con violencia, castigado con pena de dos a cinco años de prisión, y un delito de homicidio por dolo eventual, penado con entre diez y quince años de prisión.

Los hechos ocurrieron en la calle San Cristóbal de la capital navarra, cuando Luisa Oliva Oliva, de 90 años, acababa de salir de una sucursal bancaria y, a consecuencia del tirón se cayó al suelo y se golpeó la cabeza, lo que le provocó lesiones graves, las cuales la llevó a fallecer a los dos días.

Tras la correspondiente investigación, la Policía Municipal detuvo a O.H.O., de quien el magistrado advierte en su auto la "evidente desproporción entre la corpulencia, peso y envergadura del detenido y la víctima, de 90 años, que puede apreciarse perfectamente en las imágenes de las cámaras de las entidades financieras que visitó la mujer antes de los hechos".

En su explicación del dolo eventual, resalta el magistrado que cualquier persona puede representarse "no solo como posible, sino como altamente probable" que un fuerte tirón del bolso que portaba en bandolera la mujer podría provocar su caída y que ésta, sobre una superficie dura como una acera, podría provocar unas graves lesiones en una nonagenaria.

Si esa circunstancia, concluye el magistrado, puede preverla cualquier persona adulta, "con mayor motivo podría suponerlo el investigado, que como él mismo ha declarado, y ha corroborado su expareja, se ha dedicado habitualmente a cuidar de personas mayores".

En la resolución, el juez asegura que los indicios contra el imputado son "contundentes" y destaca la declaración de dos testigos que han dado detalles que implican al detenido, corroborada por las imágenes de las cámaras de seguridad.

En el registro de la vivienda del encausado, autorizado por el magistrado, se encontraron el abrigo y los pantalones que, según se observan en las imágenes, llevaba el detenido el día de los hechos.

Además, se hallaron 250 euros en cinco billetes de 50 y otros 200 euros en cuatro billetes de 50 guardados en diferentes lugares de la habitación del investigado, lo cual resulta "llamativo y permite no poder descartar que ese dinero pudiera proceder del robo que se le imputa", indica el magistrado. Para este, la medida de prisión se evidencia como "imprescindible" para asegurar la presencia del imputado en el proceso, habida cuenta de que las penas posibles que se impongan son elevadas.