Polémico cuestionario de una profesora a sus alumnos de Primero de la ESO en Valencia. La docente de Religión les facilitó unas preguntas para "ayudarles a comprender el Sexto Mandamiento (No cometerás actos impuros)".

En ese cuestionario, difundido a través de redes sociales, se asegura que el Sexto Mandamiento "manda conservar la pureza del cuerpo y el alma" y añade que "para saber si cumplimos con ese mandamiento, nos podemos preguntar:

- ¿He cometido adulterio o fornicado?;

- ¿He visto algún tipo de pornografía?;

- ¿Me he permitido tener pensamientos y deseos morbosos?

- ¿He dominado mis pasiones?

- ¿He practicado la homosexualidad?;

- ¿He practicado la masturbación?".

Tras conocer los hechos, la Conselleria de Educación ha recalcado que "todos los centros educativos sostenidos con fondos públicos tienen la obligación de impartir el currículo oficial establecido para cada asignatura y estos contenidos no se adecuan a la asignatura de Religión".

Así, califican de "totalmente inapropiado el cuestionario, que atenta contra la intimidad del alumno, contra la ley 23/2018 de Igualdad de las personas LGTBI y contra la ley 26/2018 de Derechos y garantías de la infancia y la adolescencia".

La Inspección Educativa programó una visita al centro escolar para recabar información de primera mano y verificar todo lo sucedido. Tras la visita, se ha dado por solucionado el expediente informativo abierto tras asegurar el centro que el material ya ha sido retirado.

Por su parte, el portavoz de Compromís en Les Corts Valencianes, Fran Ferri, ha aseverado que los contenidos distribuidos en el colegio "van en contra de la Ley valenciana LGTBI y de los derechos de los niños y niñas" y, por esa razón, ha felicitado a la Inspecció Educativa por actuar de oficio. "Ni un paso atrás en igualdad", ha señalado en Twitter.

 

El centro pide disculpas por "un hecho aislado"

Desde el Colegio Inmaculado Corazón de María han pedido disculpas y retirado el material y confían en que "este hecho aislado no se convierta en bandera contra la asignatura de Religión".

La dirección del centro admite, en un comunicado, que el cuestionario es "inadecuado, y así lo ha reconocido la profesora. Así, afirman que tomarán "las medidas oportunas para que, de acuerdo con el compromiso con un sistema educativo de calidad, se prevengan errores de este tipo que pueden llegar a identificarse con una falta de respeto por algunas opciones de vida y que nada tienen que ver con nuestra concepción del ser humano".