El portavoz de la familia de Anna y Olivia, las menores desaparecidas junto a su padre en Tenerife, ha afirmado que están "consternados" tras el hallazgo del cuerpo sin vida de Olivia, la hermana mayor de 6 años, en el interior de una bolsa de neopreno hallado a más de 1.000 metros de profundidad a tres millas del puerto de Güimar.

En declaraciones a laSexta, Joaquín Amills ha asegurado que el hallazgo del cadáver "ha sido una losa repentina" que la familia "no esperaba". No obstante, ha llamado a ser "prudentes" y esperar a la confirmación de la identidad oficial.

"No hay palabras en este momento", ha lamentado Amills después de que la Guardia Civil haya informado a la familia de las menores desaparecidas desde el pasado 27 de abril del hallazgo este mediodía de un cuerpo humano en las profundidades marinas en las que el sonar busca desde hace 13 días a las hermanas de Tenerife.

Continúa la búsqueda por mar

La búsqueda se centraba desde hace días en una zona muy concreta, tras el hallazgo a principios de semana de una botella de oxígeno y una funda nórdica que, según se confirmaba el martes, pertenecían al padre de las menores, Tomás Gimeno, desaparecido junto a ellas el pasado 27 de abril y acusado de secuestro parental.

En principio, el buque oceanográfico iba a abandonar los trabajos de búsqueda el martes, pero se decidió extender su labor hasta el domingo cuando se encontraron ambos elementos. Ahora, se prevé que las labores continúen para tratar de reconstruir lo ocurrido y encontrar el cuerpo de Anna, mientras persiste la incógnita de dónde está Gimeno.