El modelo de negocio de Vitaldent era redondo para su presidente y fundador. El uruguayo Ernesto Colman se ha hecho rico al tiempo que veía crecer en España la mayor red de franquicicas dentales de todo el mundo.

El Presidente del Colegio de Odontólogos, Antonio Montero, ha hablado sobre los pagos que exigía Vitaldent: "Se comentaba que exigía ciertos pagos en metálico a los franquiciados". Y no era poco el dinero que exigía a quienes querían sumarse a la marca que él inventó. Cada franquiciado tenía que abonarle a Colman 280.000 euros al abrir el negocio, y luego el diez% de sus ingresos anuales.

La Policía se puso tras la pista de ese dinero tras varias denuncias que apuntaban a que parte de ese dinero lo exigía en metálico. La portavoz de la Policía Nacional ha contado a los medios que Vitaldent "no declaraba esos ingresos, sino que lo enviaba fuera de España a otras cuentas bancarias en Luxemburgo y Suiza".

La operación se ha precipitado por las sospechas de la Policía de que en cualquier momento el empresario iba a cerrar el negocio y huir con el dinero. Los registros a las oficinas centrales han acabado, de momento, con 13 detenidos, entre ellos el dueño y su número dos. Además se han incautado 36 vehículos de lujo y un avión privado. Un verdadero terremoto para los miles de pacientes y trabajadores de las más de 300 clínicas Vitaldent en España.

Aunque ya hay nombrado un administradosr judicial para garantizar el normal funcionamiento, las organizaciones de consumidores no tienen tan claro que vaya a ser así. Desde FACUA han declarado que su "deseo es que todas sigan abiertas, que los negocios vayan bien y no haya problemas para los pacientes". Los 13 detenidos están acusados de fraude fiscal y blanqueo de capitales.