Durante la honra póstuma, Ellis llamó a Ariana Grande para que dedicara unas palabras a la 'Reina del Soul' desde el altar en el que él estaba situado y ahí rodeó a la cantante con su brazo derecho.

En el vídeo en el que aparece este momento, se puede apreciar cómo el pastor colocó su mano muy por encima de la cintura de la cantante, a la altura del pecho, y deliberadamente trató de rozar el pecho de Ariana Grande mientras bromeaba con ella.

Este episodio ha desatado la polémica en las redes sociales, especialmente en Twitter, donde la etiqueta #RespectAriana fue tendencia durante horas.

El comediante Trevor Noah, de amplia popularidad en Estados Unidos, fue uno de los primeros en denunciar la actitud del obispo Ellis hacia la cantante en su cuenta oficial de Twitter. "¿Qué pasa con la mano del pastor?", se preguntó Noah en su tuit, en el que adjuntó un vídeo en el que se ve cómo la mano de Ellis se acerca al pecho de la joven cantante en repetidas ocasiones.

Charles H. Ellis, el obispo que ofició el funeral de Aretha Franklin ha tenido que pedir perdón tras la polémica que ha suscitado la forma que tuvo de agarrar por el pecho a Ariana Grande. "No quería tocar el pecho de ninguna mujer, quizás me pasé de la raya y fui demasiado amigable. Pido perdón", ha asegurado.

Pero no es el único motivo por el que el obispo ha tenido que disculparse. En el atril contó un chiste que muchos califican como racista: "Pensé que Ariana Grande era un nuevo plato en Taco Bell". Entre bromas dijo desconocer a la interprete, pensando que su nombre era el de un plato mexicano: "Pido perdón a Ariana y a su comunidad, fue un chiste que salió mal".