Un estudio llevado a cabo por la revista 'Science' explica que incrementar en un 25% la superficie forestal, un total de 500.000 millones de árboles, podría tener como resultado la captura de 200 gigatoneladas de carbono.

Esta se ha presentado como la propuesta "más barata al cambio climático", pero también la que podría ser más efectiva, ya que, por difícil que parezca, los investigadores han establecido que la opción "es posible".

 

El proyecto, encabezado por Jean-Francoise Bastin, propone la reforestación a escala global de superficies forestales en un 25% sin afectar áreas ganaderas y agrícolas; lo que ayudaría a capturar gases de efecto invernadero y así reducir el cambio climático.

Los científicos utilizaron 'Google Earth' para ver en qué áreas podrían plantarse más árboles manteniendo el espacio para las personas y los ecosistemas naturales; así han calculado que hay espacio para un billón de árboles.

Sin embargo, según Thomas Crowther, coautor del estudio, es importante que no olvidemos otras acciones como quemar petróleo, carbón y gas, que son las causas principales del calentamiento global. "Es un desafío monumental, que es exactamente la magnitud del problema del cambio climático", concluye.