UN ESTUDIO DE LA UNIVERSIDAD DE AMBERES

UN ESTUDIO DE LA UNIVERSIDAD DE AMBERES

Un estudio rompe con los estereotipos y demuestra que las mujeres y los hombres en puestos de liderazgo tienen más similitudes que diferencias

La idea de que las mujeres en puestos de liderazgo son fundamentalmente diferentes a sus colegas masculinos está muy extendida. Sin embargo, la investigación de la Universidad de Amberes, Bélgica, demuestra que las mujeres y los hombres en puestos de gran responsabilidad tienen muchas más similitudes que diferencias en sus actitudes con los demás y personalidad.

Las personalidades de hombres y mujeres no tienen apenas diferencias en puestos de liderazgo
Las personalidades de hombres y mujeres no tienen apenas diferencias en puestos de liderazgo | pixabay

Los estereotipos sobre los estilos de liderazgo de las mujeres varían entre los que piensan extremadamente negativos a muy positivos; algunas personas están convencidas de que las mujeres carecen de motivación o, por el contrario, son demasiado emotivas para ser buenas líderes.

Las personas que tienen una visión positiva elogian a las mujeres por su enfoque único y fuertes habilidades interpersonales que las hacen mejores líderes que los hombres. Entonces, ¿los hombres y mujeres en roles de liderazgo realmente tienen personalidades diferentes? Actualmente, según destacan los investigadores, hay pocos estudios que hayan investigado estos estereotipos. Los investigadores, que contaron con académicos en varias universidades en asociación con el departamento de I+D de Hudson, también trataron de analizar el nivel de liderazgo.

La principal conclusión fue que los hombres y las mujeres que ocupan puestos de liderazgo se parecen más entre sí de lo que difieren. Otro hallazgo interesante es que las diferencias de personalidad entre los ejecutivos de mayor nivel y los no líderes son significativamente mayores en las mujeres que en los hombres.

"Lo que podemos deducir de esto es que el 'perfil de liderazgo' en muchas organizaciones todavía se interpreta sobre la base de más 'características masculinas', que pueden constituir una barrera adicional para muchas mujeres: de hecho, innumerables estudios han demostrado que las mujeres que sobresalen en las características tradicionalmente asociadas con el liderazgo masculino son consideradas por sus empleados como mandonas, arrogantes, 'chillonas' y poco femeninas, lo que pone en riesgo sus posibilidades de promoción", explica Bart Wille, profesor asistente de Personal y Desarrollo Organizacional en la Universidad de Amberes.

"Para lograr que más mujeres ocupen puestos de liderazgo, el enfoque generalmente es cambiar a las mujeres mismas, enseñándoles a mostrar formas de comportamiento más típicamente 'masculinas' que se asocian con un buen liderazgo. Sin embargo, creemos que el cambio real se produce al romper los estereotipos de género a nivel organizacional", ha añadido Amélie Vrijdags, consultora senior de I + D en Hudson.

Cuando observamos la gran cohorte de no líderes que se estudiaron, las mujeres obtuvieron puntajes ligeramente más altos en promedio para los aspectos de altruismo y escrupulosidad y ligeramente menores para la estabilidad emocional y la extraversión.

Sin embargo, estas diferencias entre hombres y mujeres parecen desaparecer en gran parte si te enfocas en el grupo ejecutivo de alto nivel (ejecutivos y gerentes superiores). Los resultados muestran que hombres y mujeres en roles de liderazgo ya no son fundamentalmente diferentes entre sí.

Ambos tienen el perfil de líderes arquetípicos, con un marcado énfasis en características tales como asertividad, pensamiento estratégico y decisión. Los investigadores analizaron los perfiles de personalidad de más de 500 líderes en la parte superior de sus organizaciones. Los perfiles de estos ejecutivos de alto nivel (ejecutivos y gerentes superiores) se compararon con los perfiles de más de 50,000 empleados en puestos sin liderazgo.

La personalidad fue mapeada utilizando el Business Attitudes Questionnaire (BAQ) desarrollado por Hudson, que mide 20 características específicas agrupadas bajo el famoso modelo de personalidad "Big Five" (estabilidad emocional, extraversión, apertura, altruismo y conciencia). En el BAQ de Hudson, se agregaron otras cinco facetas de la personalidad relevantes en un contexto profesional: ambición, una mente crítica, enfoque en resultados, estrategia y autonomía.

Seguro que te interesa

Europa Press | Madrid | 23/06/2018

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.