Un hombre de 40 años y nacionalidad árabe ha desatado el pánico al orinar, al grito de "Alá es el más grande", sobre un grupo de turistas que iban a entrar en el Alcázar de Sevilla, según recoge ABC Sevilla.

El suceso ocurrió el pasado mes de diciembre a las puertas del palacio, pero ha sido ahora cuando el Ayuntamiento de la ciudad ha confirmado el incidente, ya que saca a la luz un fallo grave de seguridad en la zona.

El implicado aprovechó que no había cerca ningún agente para cometer la acción. No obstante, pese a que los vigilantes de seguridad no pudiesen hacer nada, ya que estaba en la calle, dieron el aviso a la Policía.

"Gritaba de forma muy violenta y comenzó a mearse encima de las personas. Había gente llorando, temblando porque porque nadie sabía si en cualquier momento este hombre iba a sacar un arma o si llevaba explosivos", explicaron testigos presenciales al medio.

Aunque el suceso no ha trascendido ni ha repercutido negativamente, se ha abierto una investigación para identificar al individuo y esclarecer los hechos. La teoría principal de la Policía es que se trata de "un perturbado".