La isla de La Palma registró este domingo los peores valores de calidad de aire desde que comenzó la erupción del volcán hace 51 días. Algunas estaciones han anotado valores preocupantes sobre la calidad del aire. En concreto, Los Llanos registra valores desfavorables por PM10; razonablemente buena por PM2.5 y por O3. Además, en Puntagorda se ha dado cuenta de una situación 'regular' por SO2.

Ahora se están emitiendo unas 10.000 toneladas de dióxido de azufre que, según ha explicado el geólogo Nahum Mendez, "atestiguan que el fenómeno volcánico sigue vivo". Ante esta situación, se ha pedido a la población de El Paso que utilice mascarillas cuando salga a la calle y que evite realizar ejercicio físico al aire libre.

Unos datos que llegan, precisamente, después de que la erupción se reactivara con una "impresionante actividad estromboliana" tras pasar varios días adormecida. Actualmente, tiene tres bocas activas tras apagarse de nuevo la secundaria y sigue expulsando lava, sobre todo a la colada principal.

La directora nacional de Vigilancia Volcánica del Instituto Geográfico Nacional (IGN) y portavoz del Comité Científico del Pevolca, Carmen López, ha explicado que todos los observables indican que la parte más profunda del sistema de realimentación del volcán está siendo "menos activa" y tiene "menos capacidad de nutrir magma, es decir, de alimentar la erupción por más tiempo".

En este sentido, ha añadido que también empieza a haber signos de que este sistema de realimentación "está aflojando", como la menor sismicidad o la deflación, unido a que esos reservorios van haciéndose menores, lo que hace pensar que el magma disponible está más cerca de la superficie.

Según las últimas informaciones, la lava ya ha destruido 1.452 edificaciones, 1.177 de uso residencial. Además, ha arrasado con 994 hectáreas, 63,8 kilómetros de carreteras y la erupción ha afectado a 2.089 personas. Las coladas siguen creciendo en altura y, bajo ellas, por los tubos lávicos, el material se mueve hacia el mar. Una cámara de laSexta ha accedido a uno de ellos, situado en la colada norte, que, a pesar de llevar 30 días inactivo, aún registra 400ºC de temperatura.

Los vientos alisios están han perdido fuerza con respecto a días anteriores y a partir del jueves se producirá una leve intrusión de polvo sahariano que podrá hacer que la calidad del aire siga empeorando.

Durante este lunes se han detectado unos 60 terremotos, el más potente de magnitud 3,6 y a 11 kilómetros de profundidad. Este domingo se anotaron 54 sismos, el mayor de 4,6 de magnitud.