Los padres de Julen acudieron a declarar ante la jueza que investiga el caso del pequeño. Según publica 'Sur', José Roselló y Victoria García afirmaron desconocer la ubicación exacta del pozo y la profundidad del agujero en el que cayó el pequeño.

La madre de Julen aseguró, según dicha información, que de haber sabido que en la finca había un agujero de esas característica se habría bajado del coche con el niño antes de llegar al lugar.

La jueza también preguntó a la pareja del dueño de la finca, que también declararon en sede judicial, si ella escuchó directamente cómo David Serrano advertía al resto sobre la existencia y peligrosidad del pozo. Ella admitió que no escuchó esas palabras, pero sí quiso matizar que Serrano es una persona muy precavido.

Por su parte, José Roselló, padre de Julen, testificó que el dueño de la finca sí le informó, mientras preparaban una paella, de que existían tres pozos en la parcela y que uno de ellos estaba cerca de donde se encontraba. No obstante, el padre del menor insistió en que si el pozo por el que cayó Julen hubiera estado bien tapado, él no habría podido meter el brazo entero en un intento por rescatar al niño.

Ya durante el dispositivo de rescate, un familiar del padre de Julen declaró ante los medios que Roselló tenía las manos destrozadas tras haber intentado sacar al pequeño por sus propios medios.

Así se encontró la Guardia Civil el pozo al llegar a la finca de Totalán