Un paciente con coronavirus ha asesinado presuntamente este jueves a su compañero de habitación en un hospital de Atenas (Grecia). Se sospecha que desconectó los equipos de respiración asistida porque el ruido de estos le molestaba.

La víctima, de 76 años, fue hallada muerta por la mañana por el personal sanitario del centro sanitario, que está dedicado en exclusiva a tratar a pacientes con COVID-19. Los sanitarios confirmaron el deceso del hombre y avisaron a la Policía al reconocer signos de sabotaje en los cables que le mantenían con vida.

Los agentes detuvieron a un ciudadano albanés de 60 años que estaba ingresado en la misma habitación que el difunto, cuyas huellas dactilares se habrían encontrado en las máquinas.

Aunque el detenido no ha confesado el crimen, la Policía baraja como principal móvil que el ruido producido por las máquinas de respiración asistida le irritase y le llevara a desconectarlas, acabando así con la vida del paciente con el que compartía cuarto.

Según medios helenos citados por la agencia Efe, el hombre arrestado tiene antecedentes penales por agresiones físicas y estuvo involucrado en un caso de acoso sexual a menores en el año 2019.

En Grecia hay en estos momentos 776 pacientes conectados a respiradores, una cifra récord desde que comenzó la pandemia. Allí, la presión sobre los hospitales no ha hecho más que aumentar en el último mes, especialmente en las UCI de la capital. Desde que estalló la crisis sanitaria, Grecia ha registrado 288.230 casos de COVID-19 y 8.680 fallecimientos en total.