Con el objetivo de instar a la tolerancia y la igualdad del colectivo LGBTI, el 28 de junio de cada año el mundo entero celebra el Día del Orgullo Gay.

El origen de este día se remonta a 1969, cuando el 28 de junio se produjeron los disturbios de Stonewall en Nueva York (Estados Unidos). Este acontecimiento consistió en una serie de manifestaciones espontáneas y violentas contra una redada policial que tuvo lugar en el pub Stonewall Inn durante la madrugada.

Estos disturbios están considerados la primera ocasión en la historia de Estados Unidos en la que la comunidad LGBT luchó contra un sistema que perseguía a los homosexuales con el beneplácito del gobierno.

Así, la situación vivida en el estado norteamericano desembocó en las actuales marchas del orgullo, desfiles en los que los colores del arcoiris sirven como herramienta de reivindicación social y política.

Colectivos LGTBI e Instituciones Internacionales defienden la celebración de este tipo de eventos para luchar en favor de una igualdad que, todavía hoy en día, parece lejana de conseguir.

"Amnistía Internacional no tiene consciencia de ningún heterosexual que haya sido despedido del trabajo por serlo; de ningún heterosexual que haya sufrido acoso en las escuelas por serlo", piensa Gustavo Bonache, miembro del Área de Diversidad de Amnistía Internacional.

La homosexualidad, mientras, si está penalizada. "Ahora mismo hay 73 países donde está criminalizada las relaciones afectivas entre personas del mismo sexo", precisa gustavo. Cristel, lesbiana de Camerún, se salvó al conseguir asilo en nuestro país: "No puedo volver porque, si vuelvo, voy a ser condenada por mi sexualidad".

Hasta en los países con protección jurídica son atacados. "El observatorio madrileño ya ha registrado sólo en lo que vamos de año, en estos seis meses, 108 agresiones de homofobia", detalla Amanda Rodríguez, portavoz de la Federación Estatal LGTBI. El año pasado se registraron 513 casos en España.

Para normalizar la homosexualidad, las asociaciones LGTBI consideran que las fiestas del orgullo son necesarias: una forma de lucha por la igualdad.