Tranquila y acompañada por los veterinarios, la pequeña Lupita se recupera en una clínica veterinaria de Colombia. Llegó allí recogida por una ciudadana que casualmente se topó con ella y vio cómo se desplomó en el suelo. La perrita se encontraba aturdida y sangraba por la vagina y la boca, según publica El Comercio.

Una vez que el animal fue llevado al veterinario, allí comprobaron que acababa de sufrir una brutal violación. Tenía la uretra destrozada y presentaba también múltiples lesiones en la vagina debido a que le habían llegado a introducir un objeto punzante.

La pequeña Lupita en el veterinario | radiomitre.cienradios.com

Unas 48 horas después de su ingreso en la clínica, Lupita -nombre que los propios veterinarios le pusieron-, ha sido intervenida con éxito y podría recuperarse pronto.

El caso de Lupita ha indignado a Colombia y ha habido varias concentraciones exigiendo justicia y pidiendo acciones contundentes contra el maltrato animal. Además, en la ciudad en la que se produjeron los hechos, Cali, la Policía ha llegado a ofrecer una recompensa para aquellas personas que den algún tipo de pista sobre el agresor.

Imagen de Lupita antes de ser intervenida | radiomitre.cienradios.com