Rachel Pighills, una mujer inglesa de 33 años, no puede girar la cabeza hacia el lado izquierdo. Hacerlo podría suponer un gran riesgo para su vida, aunque una doble operación podría salvarla.

La vida de Rachel Pighills se truncó hace dos años cuando le diagnosticaron diferentes enfermedades que afectan a su médula espinal y cabeza: invaginación basilar, inestabilidad altantoaxial y platibasia entre otros. Esto significa que su cráneo se hunde sobre la columna vertical y presiona el tronco encefálico.

"Mi cerebro se desploma sobre mi conducto raquídeo y la parte posterior de mi cabeza es inestable", ha explicado la joven a la 'BBC'. "Se disloca parcialmente cuando giro hacia la izquierda. Si se disloca por completo, eso sería decapitación interna y moriría al instante", apunta.

Así, mover la cabeza hacia la izquierda puede ocasionar que su columna cervical se disloque causándole la muerte. Para evitar mover la cabeza usa collarín, pero sólo puede llevarlo por un tiempo limitado porque de lo contrario podría perder masa muscular y eso también sería peligroso.

La esperanza está en una doble operación: primero para eliminar el hueso de la vértebra del eje, que comprime su cerebro, y después para fusionar el cráneo y el cuello.

Solo tres cirujanos en el mundo pueden realizar esta operación, y uno de ellos está en España, por lo que ha viajado a Barcelona en busca de su tratamiento. El doctor Gilete ha aceptado hacer la operación y, para que finalmente se pueda llevar a cabo, Rachel está recaudando dinero a través de 'gofundme', ya que la operación costará más de 150.000 euros.