La ciudad de Nueva York ha aprobado una legislación para prohibir la comercialización de foi gras a partir de 2022, una decisión que afecta especialmente a la industria local, donde representa un mercado importante. Así lo ha votado el Consejo de Nueva York, con 42 votos a favor y 6 en contra.Aunque varias empresas han mostrado su intención de desafiar la ley, que aún no ha sido ratificada por el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio.

Según esta, a partir de 2022 estará prohibido vender o usar foie gras. De hecho, los infractores se enfrentarán a una multa de entre 500 y 2.000 dólares, susceptible a ser renovada cada 24 horas. De esta manera, Nueva York se unirá al estado de California, donde la comercialización de este producto se encuentra prohibida desde el pasado enero. Además, la producción de foie gras no está permitida en países como Dinamarca, Reino Unido o Australia.

"Es un día histórico para los derechos de los animales en Nueva York", ha expresado, tras la votación, Matthew Domínguez, asesor político de la asociación Voters for Animal Rights, que ha jugado un gran papel en este tema. En el texto de la ley se ha hecho una referencia específica a que la prohibición es para los productos que provienen de animales que sufren una alimentación forzada, una práctica muy criticada. Para Matthew Domínguez es "una atrocidad".

Por su parte, la asociación Animal Welfare Institute ha aplaudido el fin de la comercialización de lo que, han asegura, es "una inexplicablemente inhumana comida de 'lujo'".

 

Si bien es cierto que existe una oferta de foie gras sin alimentación forzada, su volumen es insignificante con respecto a la industria.

La decisión también ha recibido críticas, como las de Hugue Dufour, chef del restaurante Mr. Wells Steakhouse, situado en el barrio de Queens: "Toda la cría y la producción son ihumanas, ¿por qué centrarse en algo así? A quien sí le va bien es a la comida rápida, a las grandes cadenas".