Un niño alemán de 8 años se escapó de casa en la madrugada de este miércoles tras coger sin permiso el Volkswagen Golf automático de la familia, con el que condujo a 140 kilómetros por hora por la autopista cerca de la ciudad de Dortmund.

La Policía informó de la historia a través de una publicación en redes sociales, en la que explica que cuando fue encontrado, el pequeño se echó a llorar y se limitó a justificar su actuación comentando que "sólo quería conducir un poco".

 

La madre había alertado a las autoridades de que su hijo se había marchado con el coche una hora después de que éste iniciara su aventura, y los agentes le encontraron parado en un lateral de la carretera, con las luces de emergencia puestas y con un triángulo de emergencia situado en detrás del vehículo.

Según informa la BBC, el niño conducía habitualmente karts y había llegado a manejar algún coche en recintos privados. La Policía informó que no hubo ningún herido y tampoco se dañó ninguna propiedad.