Mareados y un poco confundidos. Así se encontraron a sus hijos los padres de una escuela infantil de Michigan, en Estados Unidos, cuando volvieron a casa. La razón: una compañera de seis años había llevado a clase una botella de tequila pensando que era zumo y la había compartido con sus amigos.

Según citan medios locales como la NBC o la Fox, la niña compartió una botella de tequila de la marca José Cuervo, con un 10% de graduación, con cuatro de sus compañeros de la escuela Grand River Academy sin que la profesora se diera cuenta y pudiera frenarla a tiempo.

Se trataba de un combinado de alcohol que la niña aseguraba que era zumo, aunque posteriormente algunos compañeros dijeron que era consciente de lo que estaba ofreciendo al resto de escolares.

"Me pasaron demasiadas cosas por la cabeza. ¿Y si ya estaba abierta antes de que fuera a casa? ¿Cuánto había dentro?", se preguntaba una de las madres en declaraciones USA Today.

Al parecer se trataba de una botella individual de color rosa y con dibujos, lo que habría dado lugar a la confusión. No fue hasta que uno de los compañeros se lo contó a la profesora cuando pudieron parar a tiempo.

"Si bien intentamos controlar lo que los niños traen al colegio, a veces no es posible. Es desafortunado que este tipo de bebidas para adultos puedan ser confundidas tan fácil con bebidas para niños", aseguró la escuela en un comunicado.

Ahora los niños creen que los padres de la inocente escolar deberían ser castigados.