La nieve caída en las últimas horas en Burgos ha provocado retenciones en los accesos a la ciudad, con varios kilómetros de vehículos atascados en las principales vías. En el casco urbano las calles también han amanecido cubiertas de nieve.

Las retenciones de vehículos se están dando, principalmente en el BU-30, con varios kilómetros de vehículos que apenas pueden avanzar aunque la Guardia Civil está intentando que pueda llegar hasta Burgos, mientras hay numerosos camiones que están embolsados en Villagonzalo Pedernales, a 4 kilómetros de la ciudad.

 

Asimismo, hay dificultades para circular por los accesos a Burgos desde las entradas de Valladolid y León. El Ayuntamiento de la capital burgalesa ha activado el Plan de Nevadas ya que la ciudad ha amanecido completamente cubierta por la nieve.

En algunos barrios de la capital se han acumulado hasta seis centímetros de nieve y a primera hora de esta mañana el termómetro marcaba cero grados. A pesar de ello, la nevada no se alargará más allá de esta mañana.