La historia de Gemma Hutt, de 38 años, ha despertado polémica en las redes sociales. Esta mujer de Thatcham (Newbury) ha sido multada con 100 libras por excederse 14 minutos del tiempo pagado en el parquímetro cuando estaba reanimando a un hombre.

Según ha publicado el medio británico Daily Mail, la mujer volvía a su vehículo aparcado en West Street cuando se encontró con el hombre que estaba sufriendo un ataque al corazón. Hutt decidió practicarle una reanimación cardiopulmonar (CPR) y esperarse junto a él hasta que llegase la ambulancia. A causa de este suceso, la mujer no pudo sacar su coche del parking a tiempo y la empresa Euro Car Park le impuso una multa de 100 libras por ello.

Hutt decidió recurrir la multa y ofrecer a la compañía pruebas de lo ocurrido. "Pensé que, considerando las circunstancias, condonarían la multa", señaló la protagonista en declaraciones recogidas por el medio citado. Sin embargo, la compañía gestora de lugares de aparcamiento ha rechazó su solicitud y explicó a la mujer que si no pagaba la multa en los próximos 15 días la cifra aumentaría. Ante la respuesta, la mujer ha contactado con la diputada de Newbury, Laura Farris, pidiendo ayuda, según recoge Daily Mail.

"100 libras es mucho dinero para mí, especialmente en esta época del año, tengo dos hijos pequeños que esperan mucho de Papá Noel", ha explicado la afectada, quien ha confesado al medio británico que sufre de depresión tras enterarse de que el hombre al que ayudó falleció.

Muchos usuarios en redes se han volcado con la mujer y han criticado a la empresa del parking por su falta de empatía.