La Policía de Chicago ha hallado el cuerpo sin vida de Marlen Ochoa-Uriostegui. La joven tenía 19 años, estaba a punto de dar a luz y llevaba un mes desaparecida en Chicago, Estados Unidos.

La última vez que se la vio con vida, la joven había creado una página en Facebook con la que pretendía recaudar dinero o ropa para pagar los gastos de su futuro hijo. A raíz del mismo, una mujer que aseguraba estar también embarazada se citó con ella para donarle ropa.

Presuntamente, la joven habría fallecido después de que le hubieran rajado el vientre para extraerle al bebé, que se encuentra en estado crítico. Las alarmas saltaron cuando Marlen no acudió a recoger a su hijo, de tres años, a la guardería. El mismo día que desapareció, un bebé ingresó con graves lesiones cerebrales en el Centro Médico Advocate Christ, y, tras realizarle unas pruebas de ADN, descubrieron que era de la joven desaparecida.

 

Los vecinos de la acusada relataron que encontraron a la mujer con una toalla ensangrentada pidiendo ayuda: aseguraba que había dado a luz y que su bebé se encontraba "azul", tal y como ha informado 'FOX News'.

 

Cada uno de los miembros de la familia están siendo investigados, ya que antes de hallar el cuerpo de la joven, la policía sospechaba que podría tratarse de un ataque violento: "Creemos que todos ellos jugaron algún papel en este acto de violencia indescriptible".