Un surfista ha fallecido tras sufrir el ataque de un tiburón en la playa de Emerald Beach, en la costa este de Australia, según ha confirmado el equipo de emergencias. El lugar del suceso es una playa muy frecuentada por surfistas ubicada unos 550 km al norte de la capital del país, Sydney.

"A pesar de los mejores esfuerzos de los transeúntes, los paramédicos y otros servicios de emergencia, el paciente murió tristemente en el lugar", ha explicado el equipo de emergencias en su cuenta de Twitter. Según el medio NBN TV, el hombre se encontraba realizando surf cuando el animal le mordió en el brazo.

 

Los ataques de tiburón son infrecuentes, y habitualmente se producen porque el depredador confunde el chapoteo de los surfistas con posibles presas como leones marinos o focas. Según el organismo estadounidense 'International Shark Attack File', aproximadamente se producen unos 60 al año, de los que entre 5 y 10 acaban en fallecimiento.

Australia es el segundo país que más reporta estos ataques, después de Estados Unidos. De hecho, desde que hay registros (1580), el ISAF ha enumerado 1516 ataques de tiburón en Estados Unidos y 670 en Australia. Sudáfrica les sigue con 255 ataques y Brasil con 105. El resto de países del mundo no supera los 50 y si nos fijamos en España, en concreto, solo ha reportado seis casos en su historia.