Cuando los padres de un joven de 18 años abrieron la puerta de su habitación lo encontraron muerto. Tenía sobre sus manos su teléfono móvil conectado a la corriente eléctrica y todo apunta a que sufrió una descarga eléctrica que acabó con su vida.

Según informa el medio La República, los hechos han ocurrido en la localidad peruana de Huancayo.

A pesar de que los servicios de Emergencias se trasladaron al lugar tras recibir el aviso, únicamente pudieron certificar la muerte del joven.

Para evitar este tipo de casos, los expertos recomiendan revisar que los cargadores se encuentren en buen estado y que los enchufes de la pared también.

En julio del año pasado una adolescente murió en México en las mismas circunstancias después de pasar dos semanas en estado vegetativo tras una descarga.

En este caso, a pesar de que estuvo durante días debatiéndose entre la vida y la muerte, los daños de la descarga fueron tales que no salió adelante.

La joven enchufó el móvil a la corriente eléctrica en casa de sus abuelos, se apoyó en un mueble próximo y se pasó el cable alrededor del cuello, momento en el que se electrocutó debido al mal estado de su cargador.

En Estados Unidos una adolescente falleció al cargar el móvil en la bañera. El terminal, conectado a la corriente se precipitó a la bañera produciéndole quemaduras de gravedad y una descargar que terminó siendo mortal.