"Con enorme pesar comunicamos el fallecimiento de nuestra alumna. Queremos trasmitir nuestro más sentido pésame a su familia y rezamos por su eterno descanso. DEP". De esta manera ha anunciado el centro educativo Trinitarias de Málaga la muerta de Carolina Cerezo.

 

La joven, de 25 años, ha fallecido tras pasar los dos últimos años de su vida luchando contra un raro tipo de cáncer. Cerezo se había dado a conocer recientemente por publicar en el diario 'El País' una Carta a la directora titulada 'Experimenten conmigo'.

"El cáncer interrumpió mi vida cuando iba a cumplir 24 años. No es nada fácil que a esa edad te detecten una enfermedad en la que todo es diversión y no tienes la cabeza para cosas serias", exponía en un mensaje de Twitter en el que adjuntaba su escrito publicado.

En dicho texto, Cerezo afirmaba estar "cansada de escuchar" que no tenía "tratamiento posible". Desde el momento en que le diagnosticaron la enfermedad, continuaba la joven malagueña, se tuvo que enfrentar a "múltiples recaídas, a priori letales, así como a una radical cirugía reductora".

 

Esta operación la llevó a perder parte de sus aparatos digestivos y reproductor. Cerezo relataba en la carta su incansable búsqueda de nuevos tratamientos que pudieran funcionar en su caso, "lamentando que ninguno haya sido probado en humanos". "Yo quiero que prueben conmigo. Sé que mi cura está ahí afuera. No me pienso rendir hasta que agote todas las opciones", concluía en su misiva a El País.

Poco después, insistía en 'La Opinión de Málaga' en la necesidad de encontrar un remedio que pudiera paliar el cáncer: "No me voy a rendir, y si hay algún tratamiento que se adapte a mi, quiero que experimenten conmigo". Trágicamente, Cerezo falleció el pasado 22 de mayo a razón de un cáncer del que solo se han registrado cuarenta casos en todo el mundo.