Malos tiempos para las multitudes. La imperiosa necesidad de respetar el distanciamiento social no deja fáciles las cosas para el turismo. Pero la oferta que ofrece nuestro país en la materia es una de las más ricas del planeta, así que existe la posibilidad de disfrutar, y mucho, sin necesidad de agobiantes multitudes.

Destinos de montaña, de playa o de las dos cosas al mismo tiempo no faltan y tampoco posibilidades de hacerlo en autocaravana con el máximo confort. España es un país para disfrutarlo. Así lo entiende la ingente cantidad de turistas que nos visita.

Estamos viviendo un verano diferente y hay que vivirlo así. Cojamos la autocaravana y seamos más independientes. Pero preparémonos para vivencias inolvidables. Aquí va una selección de diez propuestas para que también el verano de 2020, el del maldito coronavirus, deje entre nuestros recuerdos sensaciones muy gratas.

Babia · Laciana · Muniellos, de León a Asturias

Sobre el embalse de Barrios de Luna, por la autopista AP-66, tomaremos la salida 93 hacia Villablino, dejando atrás la comarca de Luna. A nuestra izquierda nos acompañará el río Sena, en una sucesión de preciosos pueblecitos que conforman la comarca de Babia. Siguiendo la CL-626 entraremos Villablino, comarca de Laciana. Desde ahí, rumbo a Asturias por el puerto de Cerredo. Al poco de pasar Degaña, nos desviaremos hacia Tormaleo, adentrándonos ya en el suroeste de Muniellos.

Los más aventureros seguirán por Tablado, Sisterna, Llanelo y Villaoril hasta alcanzar Taladrid, donde termina la carretera, o desviarse hasta San Antolín de Ibias. Naturaleza en estado puro y riquísimas flora y fauna en ese paradisíaco lugar del occidente asturiano.

Parque Natural del Cabo de Gata – Níjar

Se trata de uno de los destinos más atractivos para los amantes de la naturaleza y de todo lo que rodea al mar. Su extensión es enorme y tiene una vertiente costera con más de 60 kilómetros de playas, muchas de ellas salvajes. Entre las opciones para elegir, proponemos hacer pivotar nuestra estancia en torno a la localidad de San José, en el extremo sur del parque y la más grande de la zona, con todos los servicios disponibles.

En cuanto a playas (hay muchísima oferta), dos buenas opciones por tranquilidad y amplitud serían las de Los Genoveses y Mónsul. En un espacio abierto y seguro se podrá disfrutar del sol o el baño, con la posibilidad para los más activos de todo tipo de actividades acuáticas, senderismo, paseos a caballo, rutas en 4x4 o alquiler de bicicletas.

La Rioja, entre viñedos y dinosaurios

En esta época sus viñedos están en pleno apogeo, con la vendimia prácticamente a la vista. A los más pequeños les encantará seguir las huellas de los dinosaurios y a los mayores disfrutar de la ingente oferta cultural e histórica o de la tradición vitivinícola de la zona. Nos asentaremos en Santo Domingo de la Calzada, parte de una ruta cargada de atractivos históricos y que nos llevará a San Millán de la Cogolla (Patrimonio de la Humanidad y cuna del Español), Ezcaray y Nájera.

La ruta de los dinosaurios nos conducirá a un bucle formado por Arnedillo, Cornago y Enciso, al sur de la región. La visita a las mejores bodegas y los viñedos más atractivos implica que no debemos perdernos localidades como Haro, Labastida, Laguardia y Elciego, al norte de la región.

  • Campings de la zona: Bañares (Santo Domingo de la Calzada), El Ruedo (Nájera) y Haro.
  • Aparcamientos autocaravanas: Hormilla (Nájera), Casalarreina y Ezcaray.

Costa da Morte, la bravura del Atlántico

El extremo noroeste de la península ibérica encierra un misterioso encanto que se condensa en lo que ha dado en llamarse A Costa da Morte. Entre lo recortado del litoral y la bravura con la que el Atlántico la bate, especialmente en invierno, ha sido históricamente escenario de no pocos naufragios. La pesca y el marisqueo son el centro de la actividad de los pueblos de la ruta que proponemos, partiendo desde Malpica, en el extremo más septentrional, hasta alcanzar Finisterre.

La orografía marca el ritmo al que cruzaremos Ponteceso, Laxe, Vimianzo, Camariñas (conocida por sus encajes de bolillos), Muxía y Corcubión. En un territorio donde abundan los exponentes de la cultura megalítica, merece la pena visitar el famoso Dolmen de Dombate, entre Laxe y Vimianzo, el Castro de Borneiro o los faros de Roncudo y, por supuesto, Finisterre.

Cuatro Calas, para disfrutar del espeleobuceo

En el extremo sur de Murcia, casi en el límite con Almería, se encuentra este paraje singular de dunas fosilizadas conocido como Cuatro Calas. Se trata de un espacio protegido que tiene en la localidad de Águilas su centro neurálgico y un lugar ideal para establecernos y disfrutar de unos días de sol, playa y tranquilidad.

La zona es uno de los lugares preferidos para los aficionados al buceo en todas sus vertientes, incluida la del espeleobuceo, así como a actividades náuticas y cursos de todo lo imaginable (vela ligera, vela infantil, catamarán, crucero, piragüismo, remo, kite surf, kayak…). Merecen la pena la Playa Amarilla, Calarreona, La Higuerica y, sobre todo, la Playa Carolina, de medio kilómetro de larga y espacio suficiente para disfrutar en familia y sin agobios en estos tiempos de pandemia.

La enorme playa de Sant Pere Pescador, en Girona

En la comarca gerundense del Alto Ampurdán encontramos este bonito pueblo ubicado en pleno centro del Golfo de Rosas, a orillas del río Fluvià. Uno de sus muchos atractivos es, sin duda, su enorme playa, que se extiende a lo largo de nada menos que cerca de 7 kilómetros, lo que la convierte en un destino muy apetecible en una época como la presente, donde disfrutar de un baño sin agobios es un bien muy preciado.

Los campos de manzanos son otro de los rasgos característicos de un paisaje en cuyo extremo norte se encuentra el Parque Natural de Els Aiguamolls de l'Empordá. Se trata de un destino muy apreciado por los campistas, como demuestra el hecho de que en su término municipal encontramos una oferta compuesta por nada menos que siete campings.

Costa de la Luz: dunas, marismas y pinares

Entre la desembocadura del Guadiana, al pie de la frontera con Portugal, y la del Guadalquivir, que anticipa la entrada en la provincia de Cádiz, se haya este verdadero paraíso de playas de Huelva donde se puede disfrutar del verano con la seguridad que dan sus playas de enorme extensión.

Ayamonte, Isla Cristina, Lepe, Cartaya, Punta Umbría, Matalascañas y Mazagón forman parte de la Costa de la Luz, donde las playas de Castilla, Nueva Umbría son solo dos ejemplos de las múltiples opciones que hay para tomar el sol, bañarse con total seguridad y disfrutar tranquilamente de un fascinante paisaje de dunas, marismas y pinares. Mazagón, por su oferta de campings, sería una excelente opción para establecer nuestra base.

Desde Laredo a Santoña, playa y montaña

El área nororiental de Cantabria es uno de los destinos preferidos para los amantes de los espacios naturales abiertos que no renuncian a disfrutar de una de las playas más extensas de la región: Trengadín, en el término municipal de Noja. Se trata de un inmenso arenal de 3,4 kilómetros, lo que ofrece la posibilidad de disfrutar de un baño en el Cantábrico y de la estancia sobre la fina y blanca arena de la playa con el margen espacial suficiente como para no sentir agobio alguno.

Estamos en la zona donde se ubica también el Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, el conjunto de humedales más importante del norte de España en cuanto a aves acuáticas. Laredo, Noja o Santoña son solo tres ejemplos de la gran cantidad de bonitos pueblos que pueden visitarse en la zona.

Jandía, playas paradisíacas en Fuerteventura

Los que busquen el distanciamiento social elevado a la máxima potencia siempre tienen la opción de visitar (si es que no viven allí) la Isla de Fuerteventura, todo un paraíso virgen de paisajes volcánicos, pero también de playas increíbles. Algunas de las más espectaculares se encuentran en la llamada Península de Jandía, una lengua de tierra ubicada al sur de la isla. No hay barco directo desde la Península, por lo que quienes viajen desde allí deberán embarcar su autocaravana y hacer escala primero en Gran Canaria, Tenerife o Lanzarote.

Una vez alcanzado el destino, arenas blancas, aguas cristalinas, calma y hospitalidad nos esperan en paradisíacos arenales como los de Corralejo, Sotavento, Costa Calma, Solana del Matorral (junto al faro de Morro Jable) o Equinzo, por citar algunos ejemplos. No hay oferta de campings, pero la tranquilidad está garantizada en los muchos y grandes espacios abiertos disponibles.

  • Campings de la zona: -
  • Aparcamientos autocaravanas: La Antigua.

Alcossebre, tranquilidad en Castellón

La provincia de Castellón es una de las más apetecibles este verano, por cuanto tiene que ofrecer el Mediterráneo y la amplitud de algunas de sus playas. Alcossebre, un pequeño pueblo situado en el norte de la provincia, aparece como un destino bastante apetecible este atípico verano. Ya en la web de su ayuntamiento se percibe la sensibilidad de las autoridades locales hacia la situación de necesidad de amplios espacios interpersonales y todo parece dispuesto en el municipio para el disfrute de lo mucho que tienen que ofrecer con total seguridad.

Cuentan con 10 kilómetros de playas, algunas de ellas con bandera azul (El Carregador, La Romana, El Moro o Mañetes). Y una amplia oferta en cuanto a actividades de mar y montaña y rica gastronomía. Además, desde el pueblo puedes visitar el Parque Natural de la Sierra de Irta y disfrutar de diferentes sendas y rutas.