Se alimenta de energía solar, utiliza un sistema de prensado que quintuplica su capacidad de almacenamiento y está llena de sensores que informan en todo momento de su situación. No es un cíborg de última generación: es la nueva papelera inteligente presentada por el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, el pasado 23 de julio.

La iniciativa se alargará cuatro años y el ayuntamiento gastará 20 millones de euros. No obstante, este tiempo puede prorrogarse un año más, por lo que la cuantía económica que ha anunciado el alcalde podría aumentarse hasta llegar cerca de los 22 millones de euros.

En total, se instalarán 1.300 papeleras inteligentes de julio a octubre, repartidas en los 21 distritos de la ciudad. Según Martínez-Almeida, en la era poscoronavirus las grandes ciudades como Madrid deben tener dos ejes de actuación: “la sostenibilidad y la transformación digital”.

En la presentación de la primera papelera, ubicada en la estación de Atocha, el alcalde ha explicado que el diseño se ha hecho con la pandemia en mente: "Se ha introducido que estas papeleras se puedan abrir con el pie y no necesariamente por la mano. Por tanto, se evitan riesgos de contagio".

El proyecto fue aprobado en diciembre de 2019 por la Junta de Gobierno, cuyo contrato fue dirigido por Borja Carabante, delegado del Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad. De aquí a 2024, el concejal supervisará el suministro, instalación, mantenimiento y conservación de estas papeleras.

936 euros por cada papelera

Estas papeleras permitirán "disminuir costes" y abogar por un modelo de economía circular y sostenible, según el Ayuntamiento de Madrid. Pero la capital española no será la primera en incorporarlas, otras ciudades europeas como Praga, Dublín o Ámsterdam cuentan con ellas en sus calles. Cada papelera vale 936 euros, y se han comprado bajo el modelo 'leasing'. De este modo, el Gobierno de la ciudad las "alquila" a largo plazo, con opción de compra cuando termine el contrato.

Sulo Ibérica S.A. es la empresa que se ha beneficiado de esta adjudicación. El reparto del gasto se ha distribuido entre los cuatro años del contrato: 2,5 millones de euros en 2020; 6,8 millones en 2021; 5 millones en 2022; 5 millones en 2023 y 2,5 millones en 2024.

En su comparecencia, el alcalde también ha mandado un mensaje a los madrileños: "La ciudad más limpia es la que menos se ensucia. Pedimos la implicación y la concienciación de todos los ciudadanos para que todos podamos disfrutar de la ciudad que tanto nos gusta".