El volcán de Cumbre Vieja continúa escupiendo lava tres semanas después. Ahora al material magmático se han sumado rocas de gran tamaño, similar al de una vivienda, que corren sobre el río de lava aumentado así su poder de destrucción.

Como se aprecia en el vídeo que acompaña a estas líneas, difundido por el Instituto Geológico y Minero de España, las grandes piedras salen del volcán y caen montaña abajo arrastrándolo todo a su paso, tras la rotura del cono de la zona norte.

Además, el pasado sábado se registró una rotura parcial que provocó coladas en varias direcciones y horas después acabo derrumbándose por completo.

En total, ya son 1.281 las edificaciones destruidas y 525,77, las hectáreas arrasadas por la lava. Además, 132 hectáreas de cultivos han sufrido daños. A lo largo del día de hoy se espera un giro a componente oeste del viento entre los niveles de 2.500 a 5.500 metros, lo que provocará un desplazamiento del penacho de cenizas.

Ahora que más preocupa ahora es el avance de un nuevo río de lava, que se espera que se una a la colada principal. Esta colada, que fluye por la zona norte de la montaña de Todoque, ha arrasado terreno virgen que antes estaba a salvo. De seguir el mismo camino, podría llegar al mar y generar una nueva fajana -la ya existente alcanza las 34 hectáreas- y los equipos no descartan un derrumbe.

Ahora mismo por la isla circulan dos coladas. Por un lado, se encuentra la principal que en algunos puntos tiene más de 1.500 metros de ancho; y por otro, la nueva que ha surgido hacia el norte que ha llegado a avanzar hacia unos 700 metros por hora y ahora está más paralizada. Te lo explicamos en este vídeo: