Una ola de calor extremo barre Australia. El país se ve sacudido por temperaturas que han producido más de un centenar de incendios, afectando a su flora y fauna.

Un ejemplo desolador de lo que está ocurriendo la ha protagonizado un koala. En un vídeo difundido por 'TRT World' se puede observar cómo un bombero da agua a un koala que, lejos de asustarse de la presencia humana, acude al único atisbo de supervivencia.

 

Los koalas ya figuran como una especie vulnerable en New South Wales, amenazados por la urbanización de las zonas donde habitan de forma natural. Se estima que desde que comenzaron los incendios, en el mes de noviembre, al menos 350 koalas podrían haber muerto.

Lewis fue uno de los koalas fallecidos. Una mujer arriesgó su propia vida para ponerle a salvo: no dudó en quitarse su propia camisa y envolver con ella al koala, al que trasladó al hospital y lo llamó Lewis en honor a su nieto. Días después el animal fallecía a causa de las graves heridas que le habían ocasionado las llamas.

Se trata de unas imágenes que se vienen repitiendo desde que comenzaron los incendios en Australia, y que se han viralizado tras semanas en las que al menos cuatro personas han muerto por la ferocidad de las llamas.