Los médicos internos residentes (MIR) aseguran que "no pararán" hasta lograr con la Consejería de Sanidad un acuerdo para la firma de un convenio colectivo que mejore sus condiciones laborales.

Por ello, frente a la falta de avances en la negociación, este lunes se manifiestan de nuevo contra el "inmovilismo" de la Consejería a las puertas de hospitales públicos de Madrid, Valencia y Alicante, y frente a la sede de la Dirección General de Recursos Humanos del SERMAS, en su tercera jornada de huelga de 24 horas programada para los lunes.

 

Desde el comité de huelga, su presidente, Diego Boianelli, denucia que "se están aprovechando de nuestra vocación y de nuestra responsabilidad para explotarnos como mano de obra barata" y asegura que los residentes están recibiendo coacciones por sumarse a los paros, con amenazas del tipo "no vas a poder coger vacaciones" por hacer huelga, o "no te vamos a contratar cuando termines".

Según explican los propios MIR, trabajan de lunes a domingo en jornadas ordinarias de 8:00 horas a 15:00 horas, a parte de la guardia de 24 horas, que suelen ser seis al mes. Esto supone jornadas semanales de entre "60 y 80 horas más o menos, trabajando más de 24 horas seguidas".

A esto se le suma, según exponen, que durante los cuatro o cinco primeros años cuentan con un contrato formativo. "Es una relación laboral especial; somos trabajadores, no estudiantes como alguna gente cree. Desde el primer año todos hacemos guardia", explica un residente de medicina interna del Clínico San Carlos.

Respetar las horas de descanso o cobrar más las guardias, sus reivindicaciones

Entre sus demandas está la de respetar las horas de descanso, que haya "como máximo cinco guardias mensuales" salvo que la persona lo solicite. También, que haya un límite de cuatro residentes por cada médico adjunto (supervisores), cuando en la actualidad, denuncian, llega a haber en algunos hospitales por la noche hasta 14 por cada supervisor.

Otra de las peticiones que les ha llevado a la huelga tiene que ver con las retribuciones, pues en muchos casos los MIR se ven obligados a hacer más guardias para tener un sueldo que supere los mil euros. Concretamente, en Madrid se paga la guardia a 10 euros la hora; Castilla La Mancha paga 15 euros y Canarias 9.

"No estamos capacitados para tomar ciertas decisiones"

A estas denuncias se añade que en muchas ocasiones sus labores sobrepasan las responsabilidades que como residentes creen que deberían tener. "Lo peor es el estrés. Tenemos el título pero no estamos capacitados para tomar ciertas decisiones. Muchas veces un residente de primer año tiene que atender a un paciente grave absolutamente solo o supervisado por otro de tercer año, pero siguen siendo residentes", explica un residente del Hospital Clínico.

La Consejería de Sanidad, "dispuesta" a negociar

Desde la Consejería de Sanidad su titular, Enrique Ruiz Escudero, se ha mostrado "dispuesto" a negociar las reivindicaciones, aunque alega que la mayor parte de las peticiones de los MIR están fuera de las competencias autonómicas.

Por ello, Madrid ha planteado ya dos veces en el Consejo Interterritorial de Sanidad que el ministerio aborde a nivel nacional un convenio para los MIR.